Terapiasshop Naturales Gaia-7

Salud Natural

GEMAS Y CRISTALES

 

En todas las grandes culturas antiguas, las piedras preciosas fueron estimadas no sólo por su belleza, sino también por sus poderes curativos y armonizadores. A lo largo de la historia, los cristales han simbolizado luz, sabiduría y sanación. Siempre han sido símbolo de Poder, Luz, Armonía, Belleza y Sabiduría, y en el correr del tiempo, estas piedras de Luz y de Color, se convirtieron en herramientas de Sanación muy valoradas por los antiguos pobladores de la Tierra.
Aunque todos los cristales absorben y emiten energía sutil, cada tipo de concreto de cristal tiene una "firma" vibratoria única. Cada cristal tiene una estructura simétrica a nivel atómico, organizada con precisión geométrica. Aunque pueda parecer tranquilo e inmóvil, a nivel molecular es un trasnformador de energía. Esta energía es la que confiere a un cristal sus atributos y define los dones que proporciona.

 

Es importante tener en cuenta que los cristales son muy poderosos, y aunque ninguno de ellos es maléfico, algunos pueden ser difíciles de manejar, pudiéndo causar daños a las personas vulnerables, si no se utilizan con precaución. 

 PIEDRAS Y CRISTALES SEGÚN SU FORMA

Las Drusas:  Son una acumulación o asociación natural de cristales. Su forma puede ser plana, curvada o en forma de cueva, llamándose entonces geodas. Las drusas son acumuladores energéticos. Podemos usarlas para ponerlas en las habitaciones de nuestra casa, en mesas de escritorio,etc.

En terapias corporales podemos utilizar pequeñas drusas para deshacer bloqueos energéticos. También nos sirven para cargar y limpiar los cristales pequeños que solemos llevar puestos, bastará con situarlos sobre la superficie de la drusa durante unas horas de vez en cuando.

Las esferas:  Algunas formas de las piedras o cristales podemos encontrarlas hechas por el hombre o por la naturaleza.

Las esferas hechas por la naturaleza son más poderosas, pues en ellas la energía ha obrado de forma mágica y natural la estructura esférica. Las piedras y cristales en forma de esfera nos sirven para protegernos, simbolizan el principio femenino, lo receptivo.

También nos sirven para aplicarlas a todo aquello que necesite perfección, ya sea en rituales o en terapias corporales, para masajear zonas del cuerpo o para sostenerlas en las manos mientras se está tumbado en la camilla.

Ovoides o Huevos:  Las piedras con forma de huevo podemos utilizarlas cuando damos comienzo a algo, sobre todo cuando se trata de algo creativo o cuando necesitamos concretar una idea, son fertilizantes. Sosteniéndolas entre las manos y meditando, visualizando o imaginando como el proyecto o la idea se concreta.

Los minerales con esta forma son muy apreciados en rituales o peticiones de prosperidad para "fertilizar", para que haya crecimiento, abundancia.

Cuadradas: Las piedras cuadradas representan lo material, por lo tanto, nos sirven para atraer la prosperidad y la abundancia, y además arraigan, concretan, como la pirita cuadrada de forma natural. 

En terapias corporales nos sirve para situarlas en los pies, a ras de la tierra, en conexión con el chakra tierra y también sobre la zona del lplexo solar, centro de la autoestima y prosperidad personal.

Triángulo o pirámide: Las pirámides siguen siendo triángulos pero vistos en perspectiva, y su fuerza se encuentra en el ápice, en el punto de convergencia de los triángulos. La energía que emite es de renovación, de regeneración.  

Alargada:  Son símbolos fálicos, representan la energía masculina. Son protectoras y transmiten fuerza y poder. Las más emblemáticas son los cuarzos naturales de cristal de roca en su forma natural, alargada, parecida a una espada, lanza o varita. También suelen tallarse en forma alargada los minerales llamados masajeadores.

En forma de Cruz:  Aportan equilibrio. Traen buena suerte, porque representan la misión y la función de la realidad espritual con la física, cielo y materia.: energía que desciende de lo alto y se junta con lo femenino, la tierra. Suelen colocarse en la zona de la frente para calmar la mente en circunstancias de tensión o preocupación. 

En forma de "L": Nos ayudan en el comienzo de cualquier proyecto, ya que son análogos al número 3. El es el número de dimensiones de la realidad, y protegen porque el 3 es un número perfecto.

Con agujeros: Las piedras con agujeros expanden la conciencia. Los agujeros hechos en la piedra de forma natural son canales, túneles que canalizan energías de otras realidades paralelas. Nos conectan con la atemporalidad, son agujeros que tienen entrada y salida: la luz pasa a través de ellos. Son protectores, porque el agujero es un círculo, y todo círculo es análogo a la madre/nutrición/protección.

Con rutilio:  El rutilio, también llamado "cabello de Venus", simboliza energía de curación, energía dorada, poder curativo del sol, abundancia, prosperidad. Aplicado sobre el cuerpo, el cuarzo rutilio expande la energía del chakra donde se lo sitúe, energizando la zona.

Con estrías: Las piedras con estrías naturales tienen una frecuencia vibratoria muy alta: las estrías permiten que las energía circule con mucha intensidad. En terapia corporal se utilizan para "conectar" unos cristales con otros, como la turmalina negra.

Cristales Radiados:  Aportan resistencia, fortaleza, ánimo, limpieza energética y protección. Su aspecto es ahumado, algunos de ellos tienen un aspecto muy particular, como los celestiales, que presentan inclusiones, agujeros entrantes y salientes y muchas o ninguna punta.

Los cristales radiados no deben ser utilizados constantemente, su energía es muy potente, se les utilizará en períodos cortos o para cuestiones muy concretas.

CRISTALES DE ALTA VIBRACIÓN

Muchos de los nuevos cristales tienen una vibración muy alta, que producen sanación multidimensional y alquimia espiritual si tu vibración y la suya se armonizan. Puede que se requiera cierto tiempo para adaptarse a estos cristales, porque ponen énfasis en que tú debes hacer tu propia sanación y tu trabajo evolutivo en esta dimensión antes de poder ir a un nivel de vibración superior.

Como hacen la mayoría de los cristales, ellos actúan como un espejo de tus energías internas, y podrían producirte un shock si tienes cualidades no reconocidas dentro de ti. Los cristales ayudan a encarnar tu ser más elevado y a manifestar tu identidad espiritual esencial en la materia, pero no son un atajo hacia la dicha o la ascensión. No obstante, cuando es apropiado, facilitan ese cambio y lo estabilizan.

Para ver si un cristal de alta vibración resuena contigo, sostenlo delicadamente y siéntate en silencio. Es posible que tu cuerpo vibre al sintonizarse con el cristal o podrías sentirte transportado a otra dimensión energética, esto significa que este cristal funciona para ti.

Si no ocurre esto, elige otro cristal y vuelve a probarlo más tarde, cuando tus vibraciones hayan cambiado. La mayoría de las piedras de alta vibración trabajan lentamente para producir el cambio físico, si es que afectan al cuerpo físico, porque primero actúan en los niveles sutiles del ser. Si una piedra de alta dimensión provoca una crisis curativa o catarsis, retírala y sostén un cuarzo ahumado o clorita entre los pies para estabilizar tus energías.

PIEDRAS Y CRISTALES SEGÚN SU COLOR.

Piedras y cristales rojos:  Sirven para activar, energizar, dar energía. El rojo es un color de acción, análogo a Marte, al hierro, a la sangre, a la vida, a la creatividad, optimismo y vigor.

Utilizaremos cristales rojos para fortalecer el cuerpo, fortalecer la voluntad, el sistema inmunológico, la resistencia física, etc.

Piedras y Cristales Rosas:  Las piedras y cristales rosas son receptivos. Son sedantes, relajantes, por lo que van bien para aliviar la tensión y relajar el cuerpo físico y la mente. Se relaciona la vibración del color rosa con la capacidad de dar y, sobre todo, de atraer amor hacia su portador.

Aportan paz, armonía, estabilidad y alegría, por eso conviene tener piedras y cristales rosa tanto para llevar encima como para tenerlas a mano a la hora de meditar o relajarnos, y también para tener por la casa y lugar de trabajo a nivel ornamental.

Piedras y Cristales Anaranjados:  Son proyectivas, emiten energía, fortalecedoras del campo áurico, equilibran las emociones y el poder personal, aportan seguridad. Son imprescindibles en todos los tratamientos en los que la persona esté dejando un hábito o una adicción.

Piedras y Cristales Amarillos: Las piedras y cristales amarillos favorecen la expresión, la comunicación, el poder personal, la energía física en general, el movimiento, el intercambio energético, la apertura, la expansión. En general aportan mucha energía.

Piedras y Cristales Verdes: Representan la naturaleza, es el color o fruto que da la tierra, estimulan el crecimiento de las plantas.

En imposiciones de cristales sobre el cuerpo, se aplican allí donde pondríamos un soplo de oxígeno puro. A nivel físiconos aporta fortaleza y salud al organismo por su capacidad renovadora de la energía sutil.

Piedras y Cristales Azules: Sobre todo aportan tranquilidad y calma interior. Son el antídoto del rojo, por lo que calman estados de irritación, nerviosismo, cólera, enfado, ira, etc.

Las piedras y cristales azules purifican, nos conectan con la energía del cielo.

Piedras y Cristales Índigo: Tienen las mismas propiedades que las azules claras, pero las índigo tienen matices violetas lo que las hace más elevadas en cuanto a vibración energético-espiritual. Despiertan, fortalecen y expanden la intuicióny la clarividencia. Equilibran las facultades cerebrales de los dos hemisferios.

Piedras y Cristales Violetas o Púrpura: Las piedras de este color sirven para todo, son instrumentos de transmutación, limpieza y renovación, limpian las energías negativas y elevan la frecuencia espiritual.

Desarrollan y fortalecen el sentido humanitario. Ejercen un efecto estimulante en casos de apatía y depresión y son las piedras más idóneas para superar cualquier adicción, dolores físicos y desequilibrios psíquicos, ya que limpian las energías caóticas que puede haber en el campo energético. Inducen al sueño por la paz que transmiten.

Piedras y Cristales Blancos: Las piedras y cristales blancos son análogos a la Luna, protegen y fertilizan. El blanco purifica y limpia.

Piedras y Cristales Negros: Las piedras o cristales negros absorben , aportan autocontrol, dan arraigo a los procesos de sanación y curación, ya que conectan con la tierra, arraigan, drenan, limpian, sanan.

Nos sirven para la angustia, el miedo, la incertidumbre, las dificultades, para la consecución de metas, la transformación de energías negativas en positivas, la protección, la disolución de bloqueos energéticos: envidias, celos, sentimientos negativos, paranoias, visiones, etc. También para limpiar ambientes.

Piedras y Cristales Marrones: Las piedras o cristales marrones nos ayudan a tocar tierra, a arraigarnos, para equilibrar lo espiritual y lo material. Las utilizaremos en procesos de arraigo, de prosperidad, como "semillas" de proyectos, de metas, etc.

Piedras y Cristales Multicolores: Se utilizan para meditar y en ejercicios de visualización. Contienen la vibración o frecuencia del arco iris, es decir, de la alegría y el optimismo. Inducen al bienestar, la extraversión y la creatividad.

Piedras y Cristales Transparentes: Son Luz en su máxima expresión cristalizada. Los más emblemáticos son los cristales de cuarzo. 

Las Piedras de los Lugares Sagrados:  Estas piedras que recogemos en determinados lugares cuando viajamos o que nos trae alguien de un lugar lejano muy especial, constituyen poderosas llaves telúricas de comunicación con las Entidades de Luz afines a dichos lugares.

Si queremos sentir la energía especial de una de estas piedras procedentes de lugares de poder, seguiremos las siguientes sugerencias:

1. Bendecir la piedra y darle las gracias por llegar a nuestra vida.

2. Consagrarla a una vela: encenderemos una vela blanca o violeta y la situaremos delante de la piedra hasta que se consuma por completo.

3. Situaremos la piedra sobre una drusa de amatistas durante unos minutos  (de 3 a 12).

En estos tres pasos serán necesarios para "despejar" otras energías contenidas en la piedra y poder así establecer una más limpia y poderosa conexión. A continuación situaremos la piedra entre nuestras manos y cerraremos los ojos. La actitud será de confianza (sin expectativas) total en la recepción de la información que esta piedra nos trae, no es casualidad que haya llegado a nuestra vida.


CUIDADOS ESPECIALES DE LOS MINERALES

LIMPIEZA DE LOS CRISTALES

Los cristales absorben energía, lo que significa que son muy eficaces a la hora de empaparse de vibración, positiva y negativa, del aire y de la gente que les rodea. Cuando compras o te regalan un cristal, éste tiene la energía de toda la gente que lo ha manejado y de los lugares en los que ha estado. Poe eso necesita que lo limpiemos y recarguemos, que lo activemos y lo dediquemos a trabajar para una necesidad específica en cuanto podamos. Los cristales también necesitan ser limpiados después de llevarlos puestos o de las sesiones de sanación. Se debe limpiar siempre las joyas que provengan de otras personas, porque pueden contener sus energías y tansmitirnoslas.

Los cristales a los que no daña el agua pueden dejarse debajo del grifo o sumergirse en agua salada. Los conglomerados de cristal frágiles, los que están en matriz y los que son solubles pueden ponerse en sal o arroz integral durante la noche. Si se posee un conglomerado de cuarzo o una gran cornalina, estas piezas realizarán la limpieza, pero es posible que ellas mismas necesiten ser limpiadas. El citrino, la cianita y la azeztulita están entre los pocos cristales que nunca deben ser limpiados.

Agua y Sal: Tanto los minerales personales, como las gemas  que se van a utilizar para la elaboración de elixires, así como los demás minerales destinados a las imposiciones de cristales en terapia presencial, deberán ser limpiados, purificados y energizados con frecuencia.

Los minerales con dureza a partir de 7 en la escala de Mohs, los podremos limpiar sumergiéndolos en agua y sal marina. 

Infusión de Salvia: Los minerales de dureza más blanda se sumergirán para su limpieza en una infusión de salvia durante un mínimo de una hora. Este es un método de purificación utilizado por los hombres y mujeres medicina americanos, quienes consideraban a esta planta como una planta de poder con gran fuerza solar. A nivel energético constituye un gran refuerzo aúrico para cada uno de los cristales así tratados.

Agua y Miel:  De vez en cuando también las expondremos a la luz solar.

Una especial manera de cargar los cuarzos y otros minerales tanto personales como los que utilizamos para las terapias presenciales, es sumergirlos en agua a la que se le habrá añadido una cucharada sopera de miel. Diluimos la miel en agua, sumergimos los cristales y los dejamos toda la noche (salvo otras indicaciones según el mineral) para que se impregnen de esta amorosa y vital energía que es la miel. Después los secaremos con un paño de algodón uno por uno.

Aceite: Cuando uno de nuestro minerales ha perdido brillo por alguna razón, lo frotaremos con una gotita de aceite de oliva con nuestras manos durante varios minutos i/o lo podremos dejar sumergido en aceite ( a nuestra elección, en general se utiliza para la mayoría de los minerales el aceite de oliva de primer prensado en frío).

En el Interior de una Geoda: La gemas talladas o los minerales más pequeños se pueden recargar energéticamente situándolos dentro de geodas medianas durante varias horas. Si la geoda tiene dos partes, se puede situar la gema en su interior y sellar temporalmente la geoda con esparadrapo orgánico: las pequeñas puntas de cuarzo de la estructura de la geoda recargan así la gema en pocos minutos. En su defecto también podríamos utilizar las drusas, pero el tiempo de recarga, aumenta.

Especial cuidado les daremos también a nuestros cristales personales engarzados en colgantes, anillos y pendientes, guardándolos por separado y limpiándolos manualmente de vez en cuando, no es conveniente que se les aplique jabón para su limpieza. Para recargarlos energéticamente los podemos situar sobre drusas de puntas naturales de cuarzo cristal de roca o amatistas.

Luz solar y Lunar: Periódicamente, todos nuestros minerales deben ser recargados con la luz solar o lunar.

Para ello colocaremos sobre bandejas o platos de vidrio, porcelana o barro (nunca metálicos), y los sacaremos al exterior un día entero para que se impregnen de la energía diurna y nocturna, sin importar que esté nublado.

Activación Manual: Una manera de activar un cristal que para uno mismo sea especial es sostenerlo con la mano izquierda y frotarlo suavemente con la derecha durante 7 minutos: la actitud será de concentración, meditación i/o relajación, pudiéndose realizar al mismo tiempo cantos o mantras.

Energía del Latido del Corazón: La energía más poderosa para recargar un cristal personal es la de nuestras propias manos y el latido del corazón, para ello la actitus será de relajación física y mental. Sostendremos por unos minutos, el mineral en nuestras manos o colocaremos ambas manos a unos centímetros del mineral, sintiéndo cómo desde la palma de las manos le trasmitimos energía durante unos minutos. Si el mineral en cuestión pertenece a la familia del cuarzo, será normal que se sienta un cosquilleo especial en las palmas de las manos. Esto es debido aque la sílice de la estructura del cuarzo tiene la propiedad piezo-eléctrica: emite enrgía cuando recibe calor.

Aplicando el mineral contra el latido del corazón, también se obtiene una recarga energética hacia dicho mineral muy poderosa y "amorosa": se le transmite la vibración más personal y única y, con la práctica, se podrá observar que los minerales tratados así, con respeto y devoción, contienen una energía, un brillo y un tacto especialmente mágico.

Tierra: De vez en cuando, por ejemplo una o dos veces al año, compraremos tierra para las macetas, rica en humus, y enterraremos en ella nuestros cristales varios días seguidos, por ejemplo 7 días, para que reciban las vibraciones solares/lunares de cada uno de los días de la semana.

Incienso: También de vez en cuando se les realizará una limpieza a nuestros minerales pasándolos por el humo del incienso y a continuación los situaremos dentro de un triángulo energético formado por 3 velas blancas prendidas.

Sonido del Cuenco Tibetano:  La vibración de las ondas sonoras también ejerce una beneficiosa influencia sobre el campo energéticoide nuestros minerales. Elegiremos para ello música de relajación de las llamadas Nueva Era y, si así lo sentimos, podemos hacer tañer un cuenco tibetano o de cuarzo alrededor de nuestros cristales: la capacidad que tiene el sonido del cuenco tibetano para emitir el OM (sonido primordial, expansivo, de gran poder purificador) limpiará el campo energético de nuestros minerales tanto personales como los utilizados para sanación con piedras en las terapias presenciales. 

En el caso de que nuestros minerales hayan perdido su energía, lo podremos situar dentro de un cuenco tibetano de tamaño pequeño y, sosteniéndolo en nuestras manos, pasaremos la baqueta de madera alrededor del borde del cuenco haciéndolo vibrar para que esta energía eleve la vibración de nuestro cristal.

ACTIVAR LOS CRISTALES

El cristal necesita ser activado y programado para empezar a trabajar. Sostén el cristal en las manos. Imagina que una luz lo rodea o pon tus manos frente a una fuente de luz y, después, formula tu intención para esa piedra. Especifica cómo quieres usarla porque la intención enfocada es parte del proceso. Si quieres que atraiga amor, dile qué clase exactamente de amor buscas y para cuanto tiempo. Si se usa el cristal para curar, expresar con precisión de qué enfermedad y que resultado se busca. Si se usa el cristal como protección, una afirmación general como " mantén mis vibraciones positivas y protégeme de cualquier cosa negativa que pudiera dañarme" puede ser adecuado.

Cuando hayamos formulado la programación, deberemos sintonizarnos con el cristal. Si el cristal no es el adecuado para nuestro propósito, comprobaremos que éste carece de vida. Una vez sintonizados, diremos en voa alta: "programo este cristal para...(declaramos el propósito). Después pondremos el cristal sobre el cuerpo donde sea apropiado, o lo colocaremos en algún lugar donde lo veamos con frecuencia, o lo guardaremos en el bolsillo para recordar el propósito.

MANTENIMIENTO DE LOS CRISTALES

Los cristales son delicados y deben ser tratados con cuidado. Mantener los cristales coloreados alejados del sol porque pierden color. Las piedras estratificadas o en almagama pueden separarse, y las puntas podrían romperse, especialmente si han sido teñidas. Algunos cristales como la hialita y la selenita, son solubles al agua, y las superficies pulidas son fáciles de arañar o dañar, aunque las superficies pulidas son más duraderas. Cuando no se usen, mejor envolverlos en un pañuelos de seda o terciopelo, esto impide que se arañen y que absorban energías negativas.


LAS PIEDRAS Y LA ASTROLOGIA

Desde tiempos muy antiguos los estudiosos de las estrellas, astrólogos y alquimistas, relacionaros el cielo con la tierra a través de los signos zodiacales y los minerales más bellos. Se atribuyeron piedras de nacimiento a cada signo del zodíaco. Sin embargo, estas relaciones signo zodiacal-piedra asignada varían según quien haya escrito la relación de las mismas, más teniendo en cuenta que no existe un horóscop único, están los signos zodiacales hindúes, griegos, chinos, etc. Y cada uno de ellos atribuye un mes, un animal, una flor, un perfume, un color y un mineral diferente.

Seguramente todos son igual de válidos, sobre todo dependiendo del lugar de nacimiento y de la época. Lo importante es sentir una afinidad desde el corazón y desde la intuición por una piedra en concreto, por su color, por lo que se siente al llevarla puesta sobre el cuerpo o meditar con ella. En este sentido todos los minerales son válidos. Cuando el signo astrológico asigna un mineral por la fecha de nacimiento, lo mejor será adquirirla y observar durante un tiempo "qué es lo que sucede", es decir, cómo está la energía personal, el ánimo, el humor, la voluntad, la alegría, las relaciones... y observar si se resuena con la energía de la piedra en cuestión.

ARIES

Planeta regente: Marte

MINERALES: Se le asignan minerales que le ayudan a mantener su vitalidad, entusiasmo, voluntad, liderazgo, buena memoria y capacidad de llevar a término los proyectos que emprende: Rubí, Zafiro, Jaspe Rojo, Diamante, Cristal de Roca y Amatista.

TAURO

Planeta regente: Venus

MINERALES: Se le asignan piedras cuya vibración le aportan afinidad con su naturaleza alegre, optimista, generosa, vital y también calma interna para equilibrar la tendencia a la testarudez: Aguamarina, Esmeralda, Diamante, Lapislázuli, Jade Verde, Cuarzo Verde.

GÉMINIS

Planeta regente: Mercurio

MINERALES: Se le asignan cristales favorecedores del movimiento, la facilidad de palabra, los viajes, las transacciones comerciales, las relaciones interpersonales, todo lo que le va a su inquieta naturaleza: Ojo de Tigre, Ojo de Halcón, Ojo de Gato, Alejandrita, Ópalo, Esmeralda, Topacio.

CÁNCER

Planeta regente: Luna

MINERALES: Se le asignan piedras lunares que le aportan equilibrio interno, estabilidad emocional, protección ante energías desequilibradoras y que favorecen sus cualidades sanadoras y amables: Perla, Piedra Luna, Adularia, Selenita, Lepidolita; Ópalo, Agata azul, Aguamarina, Cuarzo Rosa, Jacinto de Compostela.

LEO

Planeta regente: Sol

MINERALES: Se le asignan minerales solares , poderosos, brillantes, afines con su magnética y poderosa personalidad para equilibrar su tendencia al orgullo, para fomentar su nobleza y buen corazón: Diamante, Zirconio, Zafiro, Ámbar, Heliodoro, Cuarzo Rutilio; Rubí, Granate, Turquesa.

VIRGO

Planeta regente: Mercurio

MINERALES: Se le sugieren minerales cuya vibración le hagan sentirse fuerte en sus sentimientos, le aportan valentía y protegen su vulnnerabilidda, sensibilidad y exquisitez, equilibrando su tendencia a la ironía: Turmalina, Ojo de Gato, Ágata, Hematita, Jade Verde, Esmeralda, Pirita.

LIBRA

Planeta regente: Venus

MINERALES:  Se le sugieren minerales cuya vibración le protegen de envidias, celos, habladurías, potenciando su sociabilidad, ternura y generosidad. Equilibran su tendencia al individualismo: Esmeralda, Amatista, Turquesa, Ópalo, Cuarzo Verde, Crisocola, Malaquita.

ESCORPIO

Planeta regente: Marte

MINERALES: Se le sugieren minerales que le ayuden a sentirse fuerte y seguro en sus relaciones con los demás que equilibren sus tendencias a manipular, sentir celos y sufrir en silencio. Le aportarán alegría y optimismo, fuerza y vitalidad: Granate Rojo, Topacio, Rubí, Amatista, Cuarzo Aventurina, Turmalina Multicolor, Jaspe Sardónice.

SAGITARIO

Planeta regente: Júpiter

Minerales: Le favorecen todos los minerales cuya vibración le equilibre su lado filosófico e inspirador, aportándole seguridad en sí mismo y favoreciendo su liderazgo, afianzando su sociabilidad y le aportan paciencia: Amatista, Malaquita, Turquesa, Morganita, Lapislázuli, Zafiro Azul, Azurita, Indigolita, Sodalita.

CAPRICORNIO

Planeta regente: Saturno

MINERALES: Los minerales que se le sugieren le aportan energía de alegría, disipando su tendencia a la soledad, al aislamiento y la soledad, aportándole apertura de carácter, restándole seriedad y favoreciendo su responsabilidad y rectitud: Turmalina Negra, Diamante, Azabache, Obsidiana, Ónix, Zafiro, Ópalo Negro, Cuarzo de Cristal de Roca, Amatista.

ACUARIO

Planeta regente: Urano y Saturno

MINERALES: Se lesugieren los minerales que le aportan y fortalecen su natural optimismo, alegría, inventiva y magnetismo personal, equilibrando su tendencia al desasosiego interno: Fluorita, Amatista, Larimar, Ópalos,  Alejandrita, Turmalina de Colores, Aguamarina, Záfiro.

PISCIS

Planeta regente: Neptuno

MINERALES:  Se le sugieren los minerales que le aportan fuerza y energía a su naturaleza inspirada, soñadora, sensible y vulnerable, y le aportan alegría, extraversión, fuerza y optimismo, asó como protección ante energías astrales: Turmalina Sandía, Fluorita Violeta, Amatista, Larimar, Aguamarina, Perla, Adularia, Cuarzo Cristal de Roca, Lapislázuli.